No te harás imágen (Reflexión sobre el mandamiento)

March 22, 2017

 

 

"Sin duda no es nada nuevo que la salvación sólo llega mediante la muerte de la forma humana de Dios. Pero quizá no fue fácil ver que la forma humana de Dios no es simplemente el Cristo histórico, sino también las imágenes, ideas y creencias en el absoluto a las que el hombre se aferra en su mente. Éste es el pleno significado del mandamiento: «No te harás escultura ni imagen alguna, ni de lo que hay arriba en los cielos..., no te postrarás ante ellas ni les darás culto».

 

Para descubrir la Realidad última de la vida —lo Absoluto, lo eterno, Dios— hay que cesar de intentar comprenderla en las formas de ídolos. Estos ídolos no son sólo imágenes toscas, como la imagen mental de Dios que le representa en forma de un anciano caballero sentado en un trono de oro. Son nuestras creencias (plasmadas en forma de IMÁGENES MENTALES), nuestras estimadas ideas preconcebidas de la verdad, que bloquean la apertura mental sin reservas y el corazón de la realidad.

El uso legítimo de las imágenes estriba en expresar la verdad, no en poseerla. Esto siempre lo han reconocido las grandes tradiciones orientales como el budismo, el vedanta y el taoísmo. Tampoco los cristianos han desconocido el principio, pues estaba implícito en toda la historia y la enseñanza de Jesús, cuya vida fue desde el comienzo una aceptación de la inseguridad, abrazada sin reservas: «Los zorros tienen madrigueras y las aves del cielo tienen nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene donde reposar su cabeza.»

El principio es todavía más pertinente si consideramos a Cristo como divino en el sentido más ortodoxo, como la encarnación única y especial de Dios, pues el tema básico de la historia de Cristo es que esta «imagen expresa» de Dios se convierte en la fuente de vida en el mismo acto de ser destruido.

Para los discípulos que trataron de aferrarse a su divinidad en la forma de su individualidad humana, dio la explicación: «Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, da mucho fruto». De la misma manera les advirtió: «Es menester para vosotros que me vaya, pues de lo contrario el Paracleto (el Espíritu Santo) no podrá bajar sobre vosotros». Estas palabras son más aplicables que nunca a los cristianos, y se refieren exactamente a la condición de nuestra época. Nunca hemos comprendido de verdad el sentido revolucionario que hay detrás de ellas, la verdad increíble de que eso que la religión llama la visión de Dios se encuentra cuando abandonamos toda creencia (IMAGEN MENTAL) en la idea de Dios.

 

Por la misma ley del esfuerzo invertido, descubrimos lo «infinito» y lo «absoluto», no esforzándonos por escapar del mundo finito y relativo, sino mediante la aceptación más completa de sus limitaciones. Por paradójico que pueda parecer, de modo semejante sólo nos parece la vida llena de significado cuando hemos visto que carece de propósito, y sólo conocemos el «misterio del universo» cuando estamos convencidos de que no sabemos absolutamente nada sobre él. El agnóstico, relativista o materialista ordinario no logra llegar a este punto porque no sigue su línea de pensamiento consecuentemente hasta el final..., un final que sería la sorpresa de su vida. Abandona la fe demasiado pronto, deja de lado la apertura a la realidad, y permite que la doctrina endurezca su mente. El descubrimiento del misterio, la maravilla por encima de todas las maravillas, no requiere creencia, pues sólo podemos creer en lo que ya hemos conocido, preconcebido e imaginado. Pero esto se encuentra más allá de toda imaginación. Sólo tenemos que abrir lo suficiente los ojos de la mente y «la verdad saldrá»."  

 

de Alan Watts. La sabiduría de la inseguridad.

 

 Otro Análisis que no pretende ser ofensivo sino simplemente objetivo

Hay una enorme división y polémica entre los Cristianismos Protestantes y Católicos; y que a mi en particular me parecen una gigantesca contradicción Bíblica. Hablaremos del segundo Mandamiento, el famoso “No te harás imágenes”

Leamos los versículos originales:

Éxodo 20,4-5

4No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen

Basándose en estas palabras los Cristianos Protestantes y Católicos se atacan y critican entre si; los primeros acusan a los segundos de adorar a una cantidad inimaginable de figuras e imágenes (lo cual es muy cierto) y los Católicos se defienden alegando que “Adorar” y “Venerar” no es lo mismo.

Recuerden amigos Creyentes Cristianos que hablamos del Segundo Mandamiento, escritos directamente con el dedo de Dios; este mandamiento es una de las máximas exigencias que nos hace el todopoderoso Dios. Y como estos versículos son palabras directas de Dios, vale la pena analizarlo con el más mínimo detalle y escrutinio:

Versículo 4:

No te harás imagen, ni ninguna semejanza: Esto significa simplemente que Dios no quiere que nos hagamos imágenes… pero, ¿Qué tipo de imagen no quiere Dios que hagamos?

...de lo que esté arriba en el cielo… Ok, no hacer imágenes de lo que esta arriba en los cielos; esto puede referirse a dos cosas, a los seres celestiales (ángeles, santos, el mismo Dios, Jesús) o puede querer decir que no hagamos imágenes del sol, estrellas, planetas o cualquier otro objeto que se encuentre en los cielos.

...ni abajo en la tierra… Tampoco podemos hacer imágenes de cualquier cosa que se encuentre en la tierra, ¡Cualquier cosa!, en otras palabras Dios nos prohíbe las fotografías, cuadros, pinturas, dibujos o cualquier medio visual que represente algo en la tierra.

...ni en las aguas debajo de la tierra. Ni podemos hacer imágenes de ninguna cosa se encuentre en las aguas (¡Adiós a los fondos de pantalla de pececitos!)

Este Mandamiento de Dios es bastante claro no se deben hacer imágenes de nada, de ¡NADA!

Por esto, tanto los Protestantes como los Católicos ¿¿¿desobedecen las palabras directas de Dios????. Los Católicos, obviamente tienen cientos de miles de imágenes de todos los gustos, colores y formas; y los Protestantes, aunque se jacten de no tener imágenes, las utilizan con mucha frecuencia, en sus libros e ilustraciones, en sus folletos y programas de televisión (un programa en Tv de un evangelista es una imagen), sé que los Protestantes que leen esto dirán “Es que nosotros no adoramos esas imágenes”, pero recuerden lo que dice el versículo 4 “No te harás imagen...” es decir, que con solo hacerlas ya están faltando al mandamiento.

 

  

 

 

Pero la gran contradicción Bíblica que yo veo es que, aunque Dios deja muy en claro en los versículos nombrados anteriormente que no desea que se hagan imágenes; ¡el mismo Dios ordena luego que las hagan!, lo cual es verdaderamente increíble y profundamente contradictorio. Veamos los versículos:

Números 21,8

8Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta

Éxodo 25,18-20

18Harás también dos querubines de oro; labrados a martillo los harás en los dos extremos del propiciatorio. 19Harás, pues, un querubín en un extremo, y un querubín en el otro extremo; de una pieza con el propiciatorio harás los querubines en sus dos extremos. 20Y los querubines extenderán por encima las alas, cubriendo con sus alas el propiciatorio; sus rostros el uno enfrente del otro, mirando al propiciatorio los rostros de los querubines.

1 Reyes 6, 23-29:

23Hizo también en el lugar santísimo dos querubines de madera de olivo, cada uno de diez codos de altura. 24Una ala del querubín tenía cinco codos, y la otra ala del querubín otros cinco codos; así que había diez codos desde la punta de una ala hasta la punta de la otra. 25Asimismo el otro querubín tenía diez codos; porque ambos querubines eran de un mismo tamaño y de una misma hechura. 26La altura del uno era de diez codos, y asimismo la del otro. 27Puso estos querubines dentro de la casa en el lugar santísimo, los cuales extendían sus alas, de modo que el ala de uno tocaba una pared, y el ala del otro tocaba la otra pared, y las otras dos alas se tocaban la una a la otra en medio de la casa. 28Y cubrió de oro los querubines. 29Y esculpió todas las paredes de la casa alrededor de diversas figuras, de querubines, de palmeras y de botones de flores, por dentro y por fuera.

1 Reyes 7, 36

36E hizo en las tablas de las molduras, y en los tableros, entalladuras de querubines, de leones y de palmeras, con proporción en el espacio de cada una, y alrededor otros adornos.

Los versículos en la Biblia que indican la aprobación de Dios a las imágenes son abundantes e inequívocos. He aquí algunos otros:

Exodo 25,18

Exodo 25,33

Jueces 18,31

1 Samuel 19,1-13

1 Reyes 6,23

1 reyes 6,29

1 Reyes 7,25

1 Re 7,19-20

1 Re 7, 29

2 reyes 18,4

Ezequiel 41,18

E incluso, el mismo Jesús al ver la imagen del Cesar en la moneda no lo reprueba sino que alienta su uso como moneda de cambio:

Marcos 12,16-17

16Ellos se la trajeron; y les dijo: ¿De quién es esta imagen y la inscripción? Ellos le dijeron: De César. 17Respondiendo Jesús, les dijo: Dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios. Y se maravillaron de él.

La contradicción es más que obvia; el negarlo es buscar definiciones extrañas y pobres excusas. Discúlpenme amigos Cristianos, es que me cuesta entender si ustedes basan su vida y acciones en las recomendaciones Bíblicas ¿Cómo pueden interpretar y manipular a su antojo uno de los mandamientos directos del mismo Dios? Según mi punto de vista, estos “Mandamientos” de Dios escritos con su propio dedo, deberían ser para ustedes sagrados y textuales.

Y claro, aprovechándose de estas contradicciones e incoherencias bíblicas, los Católicos han buscado excusas para “Venerar” cuanta imagen y cosa se les ocurra ya que tiene el aval del mismísimo libro sagrado. Veamos algunas explicaciones de este comportamiento obtenidas de algunas páginas web Católicas:

No, los católicos no adoran las imágenes. Las imágenes son representaciones de Nuestro Señor Jesucristo, de la Santísima Virgen, de los Ángeles o de los Santos, que nos ayudan a recordarlos, a amarlos y a invocarlos. Es análogo a lo que sucede con las fotografías de nuestros seres queridos: cuando tenemos el gusto de mirarlas, estamos pensando en las personas representadas, y no en las fotografías en cuanto pedazos de papel.

No hacen falta muchos comentarios. Simplemente se ve cómo Dios aprueba las estatuas cuando sirven para dar gloria a Dios. (Ver los versículos mencionados anteriormente)

Como ves, hay un texto más que repite la idea. De todas formas, basta visitar Tierra Santa para darse cuenta de cómo las esculturas e imágenes han alimentado siempre la fe de Israel y han contribuido a llevar a los hombres a la adoración del Creador y Señor de todos los seres.

9. Marcos 12,16: "Se lo trajeron y les dice: ´¿De quién es esta imagen y

la inscripción?´ Ellos le dijeron: ´Del César´.

A Cristo le presentan un denario con la imagen del César y en lugar de condenar la moneda por tener una imagen, la usa para explicar cómo hay que saber obedecer a Dios y también a la autoridad civil.

Como puedes ver, la Sagrada Escritura, por sí sola nos enseña la verdad. Lo importante es saber leerla. El Catecismo explica muy bien cómo hay que acercarse a ella. No es la única autoridad ni la única fuente de la Revelación, pero sí es la más importante, pero hay que saber leerla en su conjunto. También hay que confiar en las enseñanzas de la Iglesia, que no se equivoca por la especial asistencia del Espíritu Santo.

 

 

 

Es verdaderamente asombroso, no solo cómo manipulan la Biblia a su antojo, sino que obvian y se aprovechan de las inexcusables contradicciones Bíblicas para sacarle provecho y engañar a muchos Cristianos honestos y que verdaderamente quieren hacer las cosas como se debe.

Siempre me he preguntado ¿Cómo puede el Cristiano común no ver estas contradicciones tan evidentes? Y si las ve ¿Cómo se deja manipular con las incoherentes explicaciones de sus “Lideres religiosos”? Creo que conozco la respuesta: Fui por muchos años creyente y me “tragaba” todos estos versículos y explicaciones con bastante alegría y conformismo. La razón es muy sencilla, a los Cristianos no se les enseña a leer la Biblia con ojos críticos, siempre la leen con una frase pregrabada en la mente que nos la repiten una y otra vez desde que son niños: “Interpretación bíblica, interpretación bíblica…”

Y no nos damos de cuenta que esa “Interpretación Bíblica” depende de los intereses de los supuestos líderes de la iglesia a la que pertenecen… Así de simple.

extraído de: http://ateismoparacristianos.blogspot.com.ar/2010/03/contradicciones-biblicas-te-haras.html

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

March 22, 2017

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags